Tras dos semanas de ardua competencia, el Mundial de Deportes Acuáticos Budapest 2017 llegó a su fin y Estados Unidos se coronó como el campeón de la justa al destronar a China, que terminó segunda, y Rusia.

Los estadounidenses consiguieron un total de 21 medallas de oro, 18 de ellas en la natación, para volver al primer lugar que tuvieron en Barcelona 2013 y que perdieron en Kazan 2015.

Katie Ledecky fue la gran ganadora en la pileta al sumar seis medallas, cinco de oro y una de plata que cortó la perfección de la plusmarquista en campeonatos mundiales. Son 15 las preseas de la oriunda de Washington D.C. en este tipo de contiendas, un récord en la natación  femenina.

Caeleb Dressel, Lilly King y Simone Manuel también fueron parte importante para que la delegación estadounidense dominará la modalidad. Gran Bretaña fue el segundo mejor equipo en la piscina, comandado por el pechista Adam Peaty, quien volvió a sumar preseas. La húngara Katinka Hosszu sacó la cara por la casa y también se colgó cuatro preseas, mientras que el chino Yang Sun ratificó su favoritismo al terminar con dos metales dorados.

En los saltos ornamentales nuevamente China fue el gran campeón, con ocho medallas doradas. Rusia y Gran Bretaña siguieron en esta modalidad.  En el nado sincronizado Rusia no tuvo rivales y fue la gran ganadora. En las aguas abiertas, Francia fue la sorpresa y consiguió cuatro áureas para ser el campeón del nado en mar abierto. Gran Bretaña también luchó en esta disciplina junto a Estados Unidos para cerrar el podio.