El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió al presidente de Venezuela Nicolás Maduro, que “reconsidere la situación” ante la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente, y volvió a apostar por una “solución democrática, pacífica y negociada a la crisis” del país.

Rajoy señaló que la situación en Venezuela, alcanzó “un punto crítico”.

“Seguiremos de cerca, junto a la Unión Europea, el desarrollo de la situación, sin descartar la adopción de medidas adicionales si pueden ser efectivas”, dijo, sin especificar cuáles serían.

Rajoy subrayó que acabar con la crisis venezolana debe pasar “por el fin de la violencia y el respeto al derecho de manifestación pacífica, el respeto por la separación de poderes, la legitimidad de la Asamblea Nacional elegida democráticamente y la independencia de la fiscalía general, además de la liberación de los presos políticos”.